Share:

En últimas, la invitación de Elisa Pomposo Vidales es a aprender a mirar. “Botero no pinta la gordura,” afirma la artista plástica y modelo de tallas grandes. “Quien ve sólo eso en sus obras se pierde de la esencia de su arte. Eso tiene mucho sentido para nosotras. Somos gordas, pero no es lo único que somos. Quien sólo ve eso, se pierde de mucho.”

Botero estaría de acuerdo. Su proyecto artístico nunca ha sido pintar figuras gordas: “Lo que yo he hecho es expresar el volumen como parte de la sensualidad que debe tener el arte. Si pinto una naturaleza muerta, un animal, una mujer o un hombre siempre hay un interés por exaltar la forma, por hacerla más monumental, más plástica,” dijo en una rueda de prensa en octubre de 2012. “Como hay una coherencia, y todo lo que hay en el cuadro corresponde a la misma idea, uno sólo puede hablar del estilo, no de contrastes.”

Este colectivo de mujeres mexicanas recreó conocidas obras de Fernando Botero en una campaña de redes sociales que busca contrarrestar el matoneo cibernético, y resaltar la belleza de todos los cuerpos.

La campaña del autodenominado “Escuadrón curvy,” se parece al nuevo y popular pasatiempo de recrear obras de arte famosas. Desde que comenzó la cuarentena, miles de personas alrededor del mundo se han entretenido imitando cuadros de Picasso, de Toulousse-Lautrec, de Bacon, de Vermeer, de Van Gogh y de Frida Kahlo, entre otros. 

Elisa Pomposo y sus amigas han posado como los protagonistas de “Pareja bailando”, “Mujer con pájaro”, “Madre e hijo”, “Mujer con fruta” “Bailarina” y “Hombre.” Lo han hecho no sólo para entretenerse en estos tiempos de confinamiento, sino principalmente para dar un mensaje a hombres y mujeres alrededor del mundo: acepta tu cuerpo y admira tu belleza. 

“El body positive es un movimiento de aceptación a uno mismo que busca romper estos estereotipos de belleza y dejar la gordofobia a un lado. Me acerqué a él en 2017 cuando me inscribí en una sesión de fotos en lencería, cosa que nunca había hecho. Me atreví porque siempre se me negó la posibilidad de sentirme o verme sexy. Modelar me ha ayudado a empoderarme, a sentir, como hace Botero en sus pinturas, la monumentalidad y sensualidad del volumen,” dice Pomposo, alias “Ely Pov” en el mundo digital.

El Museo Botero -que hace parte de los Museos del Banco de República- se unió a la iniciativa, invitando a las del “Escuadrón curvy” a imitar obras de su colección. “Aceptaron y el resultado fue ¡maravilloso!” afirman los del museo.   

Tomado de: Revista Arcadia – https://www.revistaarcadia.com/arte/articulo/botero-y-el-escuadron-curvy/82056  

Leave a Comment

Your email address will not be published.

X